Microrrelato: Mis demonios — En la lengua del lobo

Me como mi furia, la mastico en silencio, pues a mis demonios hay que mantenerlos dentro. Que están adiestrados a apuñalar en la noche, a rajar con verdades, a envenenar las mentes con garras y dientes. Que no son normales, que saben de la guerra y sus artes, que atacan en grupo para irse cual […]…

Un monstruo en nuestros corazones — Buenos Relatos

ESTHER RGUEZ Las galletitas de albaricoque caían de la bandeja y se esparcían por la mesa. Infinidad de dedos ansiosos se abalanzaron sobre ellas como las garras de una alimaña desesperada sobre su presa. La abuela insistía en que las comieran despacio, pero los niños las devoraban con impaciencia.De pronto, la mamá de Ángel salió […]…

Los devoradores — Bitácora Literaria

#RetoAlastor El demoníaco rebaño se dirigía a las puertas de la ciudad donde yacían los muertos; tenían hambre, mucha hambre. Al toparme con ellos corrí cuanto pude sin mirar atrás. Caí al suelo y volví a levantarme. Su jadeo se incrustaba en mis oidos paralizando mi mente. Podía sentir su sed de sangre, mi sangre. […]…

Cuaderno de poemas. «Viaje». Elena Garro — Los cuadernos de Vieco

Miro tu rostrosu dorada geografíalas pendienteslos minúsculos ríosnavego sin parar por ellos. Siempre es otoño,siempre hay hojas cayendoy pájaros que se despiden. Voy de viaje, hermana,voy al país abierto, navegabledel rostro de mi amado. París, 1950 Elena Garro Cuaderno de poemas. «Viaje». Elena Garro — Los cuadernos de Vieco

Invitación al campo – Elena Garro — Relatos y Cuentos Cortos

Desde que el ministro entró a su salón a las siete de la mañana, a recogerla para la jira campestre, Inés supo que no era un hombre común y que el paseo tenía un objeto preciso, aunque secreto. La presencia inmaculada del visitante provocó la rebeldía de Ágata, que de pronto apareció en medio del […]…

Encontrar… — LUCES Y SOMBRAS

Ni el desdoblado tinte del campomezcla de almas y tierratras la enésima contiendaNi las promiscuas dunas del desiertoasustadiza fisonomíatras la febril tormentaNi la insospechable deriva marítimaentramado oceánicotras un desvergonzado tornadoNi el ostentoso azul del cielodesmitificado por la esperpéntica humaredacrematorio abastecido por la mano humanaNi el desapego de una estrella fugazacusada de tráfico de desesperanzaen el […]…

Vida — LUCES Y SOMBRAS

La vida es egocéntricaenvidia es su siamesadesapego su preámbulodilatación el seudónimo electo. Cuántas batallas imponecuántas sendas diseñacuánto relojes dispone… Tú navegas por un océanoyo transito por el desiertoevitando que nos encontramosimpulsando el desalientoobservando caprichosalos crucigramas maquiavélicos. Una novela quijotescados actores impertérritosuna aorta elásticala fortaleza de dos almasreescribiendo el argumento. Destituyendo la direccióndesahuciando la producciónderogando el […]…

Sentido vital — LUCES Y SOMBRAS

Horizonte fronterizocalculando el porcentajedel porveniropaca fluctúa la mirada. Paz y ansiedadinstantes desconcertantestrasiegan omnipresentespor el subconscienteesquilmando hazañas. Místico melodramaespejismo lagrimalrezaalabaabsorta y agotadase conciencia la mentela coraza escapa. Tormenta improvisadaensombrece el furor de las llamascal y arenaalternancia consolidadaracionalidad eclipsadaescaramuza cardíaca. Enésima epopeyacasta y razaestimulante estandartedesafiante mirada. ¿Cómo ceder ante el destierrotras las lágrimas sisadasla sangre diseminadalas circunstancias […]…